Mmm... No!

Espolón del talón

Actualizado: abril 3rd, 2019 at

Espolón en el talón es una condición generalmente dolorosa en la que aparecen protuberancias óseas (espolones) en la parte posterior y / o inferior del hueso del talón.

Le puede interesar:

Generalmente se desarrollan en la parte del hueso donde se une el tendón o ligamento con el talón.

Tipos de espolones en el talón

Los espolones en la parte posterior del talón están asociados con el tendón de Aquiles y se describen también como espolones de la inserción del tendón de Aquiles.

Los que están en la parte inferior, se describen como espolones de la inserción de la fascia plantar.

Sin embargo, la mayoría de personas hacen referencia e estos dos tipos de espolones como espolón del talón, sin hacer referencia a una ubicación en particular.

Espolón óseo de la inserción de Aquiles

El tendón de Aquiles es el ligamento más grande y fuerte del cuerpo. Se forma a partir de dos músculos de la pierna (gastrocnemio y sóleo) que se combinan entre sí, formando este tendón y uniéndose a la parte posterior del talón.

Este tendón es el principal el responsable del movimiento del pie hacia abajo y el levantamiento del cuerpo en puntillas sobre la bola del pie.

Causas y síntomas

Los espolones de la inserción de Aquiles ocurren generalmente en el punto de inserción del tendón con el hueso del talón, exactamente donde el borde interior del zapato se encuentra con el hueso del talón.

Existe una variedad de razones por las que se forman espolones en la inserción del talón de Aquiles, pero entre las más comunes se incluyen 3: uso excesivo, lesiones y genética.

Los espolones óseos pueden ser pequeños o grandes, y en algunos casos se desarrollan dentro del tendón.

El tamaño de los espolones no se correlaciona necesariamente con el dolor.

Por ejemplo, un espolón de gran tamaño puede ser completamente asintomático, mientras que uno pequeño podría ser dolorosamente insoportable.

Tratamiento medico

El tratamiento para los espolones de la inserción de Aquiles comienza primero con el alivio de la presión de los zapatos en el hueso del talón.

Esto se puede lograr de varias formas, que incluye estirar el zapato con un dispositivo especial, colocar almohadillas de gel en el área y / o usar zapatos con la parte posterior abierta.

En algunos casos, los elevadores de talón son útiles para elevar el hueso de manera que su parte posterior se eleve por encima del borde del zapato.

Los medicamentos para el dolor, especialmente los antiinflamatorios, pueden ser muy útiles cuando el área afectada se hincha debido a la presencia de una bolsa llena de líquido inflamatorio entre la piel y el hueso

La fisioterapia también es útil para el estiramiento y el uso de ultrasonido, para aliviar la inflamación.

Cirugía

El objetivo de la cirugía en el tratamiento del espolón óseo de la inserción de Aquiles es extraer los crecimientos óseos del talón, sin embargo, dependiendo del alcance de la cirugía, el ligamento del talón puede también puede verse involucrado en el procedimiento.

Por ejemplo, los espolones óseos simples ubicados en la periferia se pueden extirpar fácilmente mientras que los espolones que están envueltos dentro del tendón a menudo requieren de su desprendimiento quirúrgico y una nueva fijación.

En algunos casos, es posible que sea necesario realizar transferencias de tendones para aumentar la reparación.

La recuperación generalmente involucra yesos y muletas durante 6-8 semanas, seguido de rehabilitación con fisioterapia.

Espolones de la inserción de la fascia plantar

Los espolones óseos en la parte inferior del hueso del talón se desarrollan alrededor del punto de inserción de la fascia plantar.

La fascia plantar es una gruesa banda ligamentosa que sostiene el arco. La inflamación de este ligamento es una afección común que se conoce fascitis plantar.

Causas y síntomas

Los espolones del talón no siempre ocurren junto con la fascitis plantar, pero son comunes en pacientes con fascitis plantar.

Los espolones óseos de la fascia plantar no apuntan hacia abajo, sino hacia los dedos de los pies, por lo que el dolor en el talón generalmente no proviene directamente del espolón óseo.

En combinación con la fascitis plantar, el dolor se asocia con inflamación en esta inserción ligamentosa, y en algunos casos con microdesgarros del ligamento.

Tratamiento medico

El tratamiento para la fascitis plantar con o sin espolones óseos generalmente implica descanso, soportes de arco para estabilizar el ligamento, medicamentos antiinflamatorios, aplicación de hielo y un programa de estiramiento.

La fisioterapia también es útil en pacientes con fascitis plantar.

Ir a este artículo si desea saber más sobre fascitis plantar

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies