Fractura por estrés

Las fracturas por estrés, ocurren cuando se desarrollan pequeñas rupturas en uno o más huesos del pie. Comúnmente, se presentan debido a la sobrecarga repetitiva del pie en la práctica de deportes que incluyen el fútbol, tenis, gimnasia, baloncesto y atletismo.

En muchos casos, la fractura real puede ser extremadamente pequeña, como una fisura del ancho de un cabello humano, pero extremadamente dolorosa.

Las fracturas en los pies causadas por estrés, generalmente sanan rápidamente si son tratadas adecuadamente, sin embargo, cuando no se tratan, es posible que deriven en un problema grave provocando dolor crónico y rigidez.

En este artículo usted conocerá las causas que generan fracturas por estrés en los pies, sus síntomas y las mejores opciones de tratamiento para garantizar una recuperación rápida y evitar la recurrencia de la lesión.

Causas

Los problemas de pie generados a raíz de una fractura por estrés, ocurren más comúnmente en personas que practican deportes, pero pueden afectar a cualquier persona.

Las fracturas por estrés en el pie se desarrollan cuando el pie se sobrecarga en repetidas ocasiones, colocando demasiada fuerza en los huesos del pie. Esto sucede comúnmente con actividades como correr y saltar.

Las fracturas por estrés del pie típicamente afectan los metatarsianos, el calcáneo (talón), el escafoides y el peroné (espinilla externa).

El tipo más común es la fractura por estrés en el metatarsiano, que comúnmente ocurre en soldados y excursionistas.

Los problemas en los pies debido a una fractura por estrés, generalmente afectan a personas que han aumentado de repente sus niveles de actividad física, ya sea porque han iniciado la práctica de un nuevo deporte, o hayan incrementado de repente su nivel de entrenamiento, ya sea en intensidad, duración o frecuencia.

Esto causa dos problemas:

Falta de soporte muscular

El primero consiste en que los músculos del pie no tienen la fuerza y resistencia necesarias, para asimilar el aumento en los niveles de actividad o entrenamiento y no pueden proporcionar el apoyo necesario en los huesos del pie.

Esto conduce a que cualquier fuerza excesiva en los huesos pueda causar agrietamientos o fracturas.

Regeneración ósea insuficiente

Este segundo problema se relaciona con la regeneración de los huesos. El sistema óseo de nuestro cuerpo se regenera continuamente, el hueso viejo se reabsorbe y se forma hueso nuevo, siendo de por sí una actividad fisiológica normal.

Así que, cuando el hueso es sometido a una fuerza excesiva, el nuevo crecimiento óseo no puede mantenerse al ritmo de la reabsorción ósea, conduciendo a la generación de pequeñas grietas o fracturas.

Factores de riesgo

Los problemas del pie debido a fracturas por estrés afectan a cualquier persona, pero existen ciertos factores que predisponen a la lesión:

Género

Las fracturas por estrés afectan más comúnmente a las mujeres. Se cree que esto se debe a niveles reducidos de estrógeno que debilitan los huesos, especialmente en aquellas mujeres con un ciclo menstrual irregular.

Edad

Los adolescentes a menudo se ven afectados por problemas en los pies debido a una fractura por estrés en el pie, porque sus huesos aún se encuentran en etapa de crecimiento y por lo tanto, no son tan fuertes.

Biomecánica anormal del pie

Las posiciones incorrectas de los pies, como la reducción de la altura del arco, pueden generar mayores esfuerzos en ciertos huesos del pie, incrementando el riesgo de fractura por estrés.

Fracturas por estrés previas

Más de la mitad de todas las personas con fractura por estrés en el pie, han tenido al menos una fractura previa.

Calzado de baja calidad

Los zapatos demasiado rígidos o que carecen de soporte en el arco, aumentan el riesgo de daño óseo.

Cambios en la superficie de entrenamiento

Los cambios repentinos de la superficie en la que se entrena regularmente, por ejemplo, de césped a concreto, puede aumentar el riesgo de problemas de pie por fractura por estrés.

Síntomas

Dolor

La fractura por estrés generalmente comienza con dolor leve y empeora gradualmente. El dolor tiende a aparecer durante el ejercicio y se alivia con el descanso.

A medida que va progresando el problema, el dolor tiende a aparecer más rápido y dura más tiempo, hasta que termina afectando tiras cotidianas, como caminar, ponerse de pie o hasta el punto en que hay poco descanso del dolor.

Hinchazón

La hinchazón aparece alrededor del área de la fractura que empeora con la actividad y mejora con el descanso.

Ternura

Aparece en el área de la fractura por estrés y es sensible al tacto.

Diagnóstico

Las fracturas por estrés son diagnosticadas por un médico. Durante la entrevista es importante informar sobre los niveles de actividad, trabajo y medicamentos que está tomando.

Es posible que se ordene una resonancia magnética o una gammagrafía ósea, para confirmar el diagnóstico.

Rara vez se realizan radiografías, ya que por lo general, no son lo suficientemente sensibles para detectar una fractura por estrés en el pie, hasta que comienza a sanar y aparece el nuevo crecimiento óseo en la radiografía.

Tratamiento de las fracturas por estrés

El objetivo del tratamiento para los problemas de pie generados por fractura por estrés, es la reducción del dolor y la inflamación para permitir que el hueso se cure por completo

El tratamiento generalmente consiste en:

Descanso

En los casos de fractura por estrés lo más importante es descansar.

De lo contrario, es posible que se provoque una fractura más compleja. Por eso, es de suma importancia suspender la actividad que provocó el inicio del dolor durante 6 a 8 semanas para permitir que la fractura se cure.

Durante la curación, se puede continuar con el ejercicio siempre y cuando esté dirigido por un profesional en fisioterapia o su médico.

Hielo

La aplicación regular de hielo ayudará a reducir el dolor y la inflamación. Aplique una bolsa de hielo envuelta en una toalla en el área afectada durante 10 a 15 minutos, cada dos horas. Tenga cuenta que el hielo es más útil en las primeras semanas del tratamiento.

Elevación

Mientras exista hinchazón, mantenga el pie afectado elevado, idealmente por encima del nivel del corazón. Este es uno de los remedios más eficaces para reducir la inflamación de sus pies.

Frenillos

Se recomienda usar calzado especial para caminar o un aparato ortopédico para reducir la fuerza en el pie. En casos severos, es posible que necesite una férula o yeso.

Muletas

Las muletas le ayudarán a quitar el peso del pie afectado durante un par de semanas. Por lo general, después de esto puede comenzar a soportar peso nuevamente, ya que esto ayuda a estimular la curación.

Medicamentos

Su médico puede recetar medicamentos como Paracetamol o Tylenol (acetaminofén) para ayudar a aliviar el dolor.

Estos tienden a ser más apropiados que otros medicamentos como el ibuprofeno (p. Ej., Advil o Neurofen) o el Naproxeno, ya que algunas investigaciones sugieren que pueden retrasar la curación ósea.

Cirugía

Los problemas de pie por fractura por estrés rara vez requieren cirugía, pero puede ser necesaria los casos en que la fractura no cicatriza.

De vuelta a las actividades normales

Es importante no volver a sus actividades habituales demasiado rápido después de una fractura por estrés, de lo contrario, la fractura puede no cicatrizar adecuadamente y volverá al punto de partida.

Especialmente, evite la actividad que causó la lesión durante aproximadamente 6 a 8 semanas o más si es necesario, hasta que se encuentre completamente libre de dolor.

Comience lenta y gradualmente vaya aumentando la intensidad, duración y frecuencia. Idealmente, comience con actividades sin peso como natación y ciclismo, antes de comenzar actividades de alto impacto. Si el dolor regresa, pare inmediatamente.

Prevención

Lamentablemente, las fracturas por estrés se repiten aproximadamente en el 60% de los pacientes. Así que como siempre y especialmente en este caso, más vale prevenir que curar.

Los siguientes son algunos consejos para prevenir problemas en los pies, debido a fracturas por estrés:

Progresión del ejercicio

Al comenzar nuevas actividades o cuando desee incrementar el tiempo de entrenamiento, hágalo lentamente.

Siga la regla del 10%: no aumente la intensidad o la duración del ejercicio en más de un 10% por semana.

Esto permite que su cuerpo se adapte. Asegúrese de calentar y estirar antes del ejercicio y tomar descansos regulares.

Calzado

Asegúrese de llevar calzado cómodo que le brinde un apoyo adecuado. Si sus pies tienen una biomecánica anormal, como arcos altos o caídos, hable con su médico para beneficiarse de plantillas ortopédicas.

Varíe el ejercicio

Varíe el tipo de ejercicio que realiza para evitar tensiones repetitivas en la misma parte de los pies.

Dieta

Asegúrese de obtener suficiente calcio y vitamina D en su dieta, para ayudar a mantener sus huesos fuertes.

Ejercicios para el pie y el tobillo

Fortalezca los músculos alrededor del pie y el tobillo, para reducir la fatiga muscular y mejorar la densidad ósea. Esto reducirá considerablemente el riesgo de problemas del pie, debido a una fractura por estrés.