Pie diabético

Actualizado: abril 3rd, 2019 at

Pie diabético es un pie que muestra una patología causada directamente por diabetes mellitus, o como resultado de cualquier complicación a largo plazo (crónica), de esta enfermedad.

Le puede interesar:

Cuidado de los pìes con calcetines para diabéticos

Visión general

La diabetes mellitus puede generar varias enfermedades, muchas de ellas relacionadas con las extremidades inferiores y especialmente con los pies.

Esta condición puede disminuir la capacidad del cuerpo para combatir infecciones bacterianas producidas por lesiones como callos mal tratados, uñas encarnadas e infecciones fúngicas como Onicomicosis y Pie de atleta.

Adicionalmente, los daños causados por la diabetes en el sistema nervioso, impiden que las personas con esta enfermedad tengan una sensibilidad normal en sus pies y crea desbalances químicos que deterioran el sudor y la grasa que lubrica los pies.

La combinación de estos factores, da lugar a presiones en la piel, huesos y articulaciones del pie, que conducen a la ruptura de la piel y posterior desarrollo de llagas o empeoramiento de otras condiciones ya existentes como hongos, callos o uñas lesionadas.

Otra característica del pie diabético es el daño que la diabetes produce en los vasos sanguíneos del pie y el sistema inmunológico.

Esto dificulta la curación de heridas e infecciones bacterianas, a la vez que facilita su propagación hacia el tejido conectivo, muscular y óseo.

Debido a la mala circulación de la sangre, los antibióticos no pueden llegar fácilmente a las zonas afectadas del pie, siendo esta, la razón por la que muy menudo se tiene que recurrir a la amputación del pie.

Dichas infecciones pueden convertirse en gangrena debido a la acumulación de sangre producida por fallas en el sistema vascular del pie diabético y en los casos en que la infección se propaga al torrente sanguíneo, puede ser mortal.

Lo anterior deriva en la importancia que tiene para las personas que sufren de diabetes, prevenir las complicaciones del pie diabético.

Esto se logra, a través del diagnóstico y tratamiento temprano de cualquier condición que pueda aparecer en los pies, el control regular del nivel de azúcar en la sangre y una buena rutina casera para el cuidado de sus pies.

Las personas con diabetes también deben aprender a examinar sus pies y reconocer los signos y síntomas del pie diabético.

Por ejemplo, es muy importante aprender sobre las diferencias entre los síntomas que necesitan ser evaluados por el doctor, o aquellos que indican la necesidad de acudir a la sala de emergencias de un hospital.

Causas y cuidados del pie diabético

Lamentablemente existen muchos factores potenciales que pueden causar en una persona con diabetes, problemas y complicaciones en sus pies.

Entre los que se debe prestar mayor atención se encuentran:

Calzado

Los  zapatos demasiado ajustados son una de las causas más comunes de problemas de pie diabético.

En los casos en que la persona con diabetes presente puntos rojos, ampollas, callos o dolor constante asociados con el uso de un determinado par de zapatos, debe cambiar de calzado inmediatamente.

Las personas con diabetes y condiciones como dedos en garra o martillo, pie plano, o juanetes debe usar calzado especializado u ortopédico bajo receta médica.

Cualquier lesión en la piel del pie diabético puede ser el resultado de una presión o fricción anormal, y los callos en los pies pueden ser signo de un trauma crónico producido por un calzado inadecuado.

La cojera permanente puede ser una señal de problemas articulares en el pie, una infección grave en proceso o zapatos muy ajustados.

Daños en los nervios

Las personas con una diabetes mal controlada, están en alto riesgo de desarrollar una condición denominada neuropatía periférica.

La neuropatía periférica es una condición en la que los nervios de los pies se deterioran.

Esto merma su sensibilidad y causa que la persona diabética sea incapaz de percibir en qué posición están sus pies y sus dedos al caminar o saber si sus pies se han lesionado después haber realizado una actividad en la que se requirió un esfuerzo importante de sus pies.

Al contrario de una persona normal, el diabético no puede sentir si sus zapatos le ajustan demasiado y causan lesiones en el pie o sentir cortes causados por uñas encarnadas o agentes externos.

Es posible que una persona neuropatía periférica tampoco perciba lesiones leves como cortes, raspaduras o ampollas y signos de desgaste anormal que se pueden convertir en callos duros o esguinces de tobillo.

En condiciones normales las personas pueden sentir una puntilla en el zapato y retirarla o cambiar de calzado antes de que esta lesione el pie.

Sin embargo, cuando se tiene neuropatía periférica, la persona es incapaz de percibir este elemento y sigue caminando sin notar que algo le esta lesionando el pie; lo que puede terminar generando una ampolla o llaga.

Mala circulación

La mala circulación en el pie diabético es un factor común especialmente cuando la diabetes está mal controlada.

Esta condición puede acelerar el endurecimiento de las arterias por lo que cuando se empobrece el flujo de sangre a los tejidos lesionados del pie, es probable que la curación no se lleve a cabo satisfactoriamente.

Otros signos de mala circulación incluyen falta de crecimiento de bello en las piernas, y piel brillante en piernas y pies.

Traumatismos

En al caso del pie diabético. los traumatismos en los pies pueden incrementar considerablemente los riesgos de desarrollar problemas más serios.

Infecciones

Los hongos en los pies son una infección fúngica que también ataca las uñas de los pies.

Este tipo de infección puede conducir a infecciones más graves de tipo bacteriano, por lo que debe ser tratada con prontitud

Uñas encarnadas

Las uñas encarnadas son una condición que se debe manejarse de inmediato y por un especialista.

Fumar

Debido a sus propiedades vasoconstrictoras, el tabaco puede agravar considerablemente los problemas de circulación en el pie diabético.

El tabaco también puede causar mayores daños en los vasos sanguíneos e interrumpir cualquier tratamiento de curación que se esté llevando a cabo.

Este daño en el sistema vascular de los pies es uno de los factores de riesgo más importantes cuando se trata de la amputación del pie diabético.

Así que dejar el tabaco es de suma importancia en estos casos (y en todos) por lo que no se pude subestimar de ninguna manera el hecho de tener que dejarlo.

Dolor persistente

El dolor puede ser un síntoma de esguince o contusión, el uso de calzado inadecuado o la presencia de una infección.

Dolor en las piernas o en las nalgas que aumenta al caminar, pero mejora con el reposo (claudicación).

Enrojecimiento e hinchazón

El enrojecimiento puede ser un signo de infección sobre todo cuando está rodeando una herida o el magullamiento por roce del calzado o las medias.

La hinchazón de los pies y las piernas pueden ser un signo de una lesión en el pie, calzado inadecuado, mala circulación o una infección subyacente.

Otros signos y síntomas adicionales

El calor localizado puede ser un signo de infección o inflamación interna causada por heridas que no sanan o que cicatrizan lentamente.

El drenaje de pus puede indicar que infección y el drenaje de sangre de manera persistente puede ser el indicador de un problema potencialmente grave en el pie diabético.

En los casos en que la fiebre acompañada de escalofríos es asociada con una lesión en el pie diabético, puede indicar una amenaza potencialmente grave en la extremidad, que puede poner la vida en peligro.

Cuando aparecen rayas de color diferente en la piel del pie diabético y estas se localizan relativamente lejos de la herida, es signo de que la infección está teniendo un empeoramiento progresivo.

El entumecimiento del pie diabético puede indicar, que los nervios están siendo afectados debido a la diabetes, lo que aumenta el riesgo de problemas en el pie.

Cuando de debe pedir cita médica

Antes de ir a ver al médico, es importante tomar nota de los síntomas para que este tenga un panorama más claro de lo que está pasando y cuál es la condición que se está desarrollando.

A continuación, relacionamos una lista de los motivos más comunes por los que debería pedir una cita con su médico.

Tenga en cuenta que la atención médica para los problemas enseguida relacionados, está prevista dentro de las 72 horas siguientes a la aparición de los síntomas:

  • Cualquier traumatismo que se pueda presentar en los pies o en las piernas sin importar cuan pequeño sea. Incluso las lesiones menores pueden ser una fuente potencial de problemas en el pie diabético
  • El dolor persistente en los pies con una intensidad de leve a moderado es una señal de que algo no anda bien, y debe tenerse en cuenta que el dolor crónico nunca es normal.
  • Cualquier herida o rasguño de menos de dos centímetros de diámetro puede convertirse en un problema serio. Por esto es necesario en conjunto con su médico, diseñar un plan para el tratamiento de esta herida en el caso del pie diabético.
  • Cuando se presentan nuevas áreas de calor o enrojecimiento acompañado con hinchazón de los pies.
  • La presencia de dolor y enrojecimiento alrededor de una uña del pie, en la mayoría de los casos significa que se tiene una uña encarnada. En el pie diabético, esta es la principal causa de infecciones que terminan en amputaciones y por lo tanto, el tratamiento temprano y oportuno es esencial.
  • Entumecimiento en las piernas y pies, es un signo de daños en los nervios de los pies. Es importante consultar al médico a la mayor brevedad debido al alto riesgo de desarrollar problemas y complicaciones graves.
  • Cuando se tiene dificultad al caminar, es importante la intervención temprana del médico. Esto evitara problemas más graves como caídas, rupturas de la piel e infecciones en el pie.
  • Una constante picazón en el pie puede ser un signo de infecciones micóticas o resequedad en la piel, sin embargo, en el caso de pie diabético esto puede generar una infección más seria.
  • Cuando aparecen callos, deben ser eliminados mediante un procedimiento médico. No se recomienda la eliminación de estos mediante ácidos o remedios caseros
  • La fiebre se define como una temperatura corporal superior a los 37 ° c, y en los casos de pie diabético, se debe pedir cita con el medico independientemente si el incremento en la temperatura corporal está asociada con una lesión o no. Las personas con diabetes deben tener especial cuidado con la fiebre.

Cuando se debe acudir a urgencias

Antes de acudir a la sala de urgencias y cuando el tiempo y el estado de la persona lo permita, se debe tomar nota de los síntomas y hacer una lista de medicamentos que esté tomando y sus posibles alergias.

Esta información es de gran ayuda para el médico de urgencias, en la evaluación del problema y su posterior tratamiento.

Los siguientes síntomas deben consultarse de inmediato con el médico o en una sala de emergencias:

  • Dolor severo en las piernas y los pies indican una aguda perdida en las funciones circulatorias, infecciones graves o un daño severo en los nervios del pie (neuropatía).
  • Cualquier corte severo en los pies que genere sangrado abundante.
  • Heridas punzantes en los pies que sean significativas, por ejemplo, las que se pueden producir al pisar una puntilla o al ser mordido por un animal.
  • Heridas mayores a 2 centímetros.
  • Enrojecimiento o vetas rojas que se extienden lejos de una herida o úlcera en el pie.
  • Fiebre en asociación con enrojecimiento, hinchazón, calor, o cualquier herida o úlcera en los pies, pueden ser un signo de una infección que amenaza la extremidad o su vida.
  • Debido a que el grado de fiebre no se correlaciona con la gravedad de la infección, las personas con diabetes tienden incluso a tener fiebres bajas. La fiebre asociada con las condiciones anteriormente expuestas es muy seria y se debe buscar atención inmediata.
  • La alteración del estado mental en una persona con pie diabético, puede ser un signo de una infección potencialmente mortal, que, si está asociada con una herida en la pierna o una ulcera en el pie, puede conducir a la pérdida de la extremidad.
  • La confusión mental también puede ser una señal de índices anormales de azúcar en la sangre ya sean estos muy altos o bajos, que son más comunes cuando hay presencia de infección.

Evaluación médica

Una buena evaluación médica suele incluir el estudio de la historia médica del paciente, un examen físico, pruebas de laboratorio, rayos X, estudios del sistema circulatorio de piernas y pies y consultas con especialistas.

Historia clínica y exploración física

Lo primero que hace el médico es preguntar el paciente sobre sus síntomas y posteriormente procede con el examen de las siguientes variables:

Examen de signos vitales como temperatura pulso presión arterial y frecuencia respiratoria.

Examen exhaustivo de las áreas de los pies que presentan problemas, así como de la sensibilidad de sus piernas y pies.

En lesiones abiertas del pie, el medico puede recurrir a un examen con sonda roma para determinar su profundidad.

En algunos casos también se recurre a una cirugía menor o desbridamiento de la herida ya sea con propósito de limpieza o corte del tejido para su análisis.

Con esto, médico podrá determinar la gravedad de la infección o la herida.

Pruebas de laboratorio

El medico puede optar por ordenar un hemograma completo, que incluye el recuento de glóbulos blancos para determinar la gravedad de la infección.

También puede examinar los niveles de azúcar en sangre con una punción digital o por prueba de laboratorio.

Dependiendo de la gravedad del problema, el medico también puede ordenar pruebas de función renal, estudios químicos de la sangre (electrolitos), y pruebas de enzimas hepáticas y cardiacas.

Esto le permitirá saber, si otros sistemas del cuerpo están funcionando adecuadamente o pueden existir afecciones relacionadas con una infección grave en el pie diabético.

Rayos X

El medico puede ordenar estudios radiológicos de los pies para identificar signos de daño en los huesos, artritis, daños causados por infecciones y cuerpos extraños en los tejidos blandos.

Mediante estos exámenes radiológicos también se puede determinar si hay presencia de gas en los tejidos blandos, (indicador de gangrena), una infección muy grave que puede poner en peligro la integridad del miembro y es potencialmente mortal.

Ultrasonido

Con la ecografía de Doppler, el medico puede observar el flujo de sangre a través de las arterias y venas de las extremidades inferiores.

Esta prueba no es dolorosa y consiste en el sondeo de los vasos sanguíneos mediante una sonda no invasiva.

Consulta especializada

En algunos casos el paciente es remitido con un cirujano vascular, cirujano ortopédico o ambos.

Estos especialistas son expertos en el tratamiento de infecciones diabéticas de las extremidades inferiores, problemas óseos y problemas circulatorios.

Angiografía

En los casos en que el cirujano vascular determina que el paciente presenta problemas de circulación en las extremidades inferiores, suele ser necesario la realización de un angiograma para determinar el problema específico.

El angiograma es una prueba en la que se inserta un catéter en la arteria inguinal, por el que se inyecta un líquido de contraste al tiempo que se toman radiografías.

Esto le permite al cirujano determinar en forma precisa la ubicación de los bloqueos en el sistema circulatorio y con esta información planificar la operación.

Este procedimiento se realiza generalmente con anestesia local y sedante suministrado por vía intravenosa.

Cuidados caseros

Si usted es diabético debe hacer lo siguiente:

Examine y cuide sus pies

Examine sus pies todos los días, sobre todo después de cualquier trauma por más pequeño que sea y reporte cualquier anomalía al médico.

Use un crema hidratante a base de agua todos los días (pero no entre los dedos) para prevenir la resequedad en los pies.

Evite las medias fabricadas con tejidos sintéticos. En la medida de lo posible use solamente medias de algodón o lana.

Evite calcetines y medias elásticas porque pueden poner en peligro la circulación de sus pies.

Elimine obstáculos

Cuando se tiene pie diabético no se deben escatimar esfuerzos para prevenir traumas o heridas.

Mueva o elimine elementos donde sea probable que se tropiece o golpee los pies.

Esto aplica para toda la casa, en los baños instale elementos antideslizantes dentro y fuera de la ducha.

Recorte las uñas de los pies

Una persona con diabetes debe prestar especial atención las uñas de los pies, recortándolas y limpiándose continuamente.

En el momento de cortarlas recuerde que estas se deben cortar con un cortauñas adecuado.

Este debe tener su área de corte recta o hacia afuera, al contrario de los cortauñas para las manos, lo que asegura un corte recto y no redondeado evitando con esto que la uña se encarne.

NUNCA corte sus uñas con tijeras pues estas no estas diseñadas para tal fin y si lo hace podría hacerse un corte o una herida con las consecuentes complicaciones.

Si tiene alguna dificultad con su visión o con el uso de sus manos, lo más recomendable es que esto lo haga un podólogo o un miembro de la familia, indicando previamente cómo hacerlo de manera segura.

Recuerde; en los casos de pie diabético ninguna precaución sobra.

Use calzado adecuado

Siempre que sea posible se deben usar zapatos resistentes y cómodos para la protección adecuada de sus pies.

La mejor forma de saber si sus zapatos son los apropiados, es consultando al podólogo para recibir recomendaciones acerca de cuál sería el mejor calzado para usted, o en su defecto acudir a tiendas especializadas para diabéticos.

Su endocrinólogo (especialista en diabetes) puede proporcionarle referencias de podólogos o traumatólogos, que pueden ser un excelente recurso para encontrar zapaterías especializadas en su localidad, si usted sufre de juanetes, dedo de martillo u otra afección.

Haga ejercicio

En el caso de pie diabético no hay nada mejor que hacer ejercicio.

Si se hace de manera regular, este puede mejorar la circulación de la piernas y pies y también puede ayudar en la estabilización de los niveles de azúcar en sangre.

Sin embrago, debe consultar a su médico antes de comenzar con una rutina de ejercicios si ha estado inactivo por más de 6 meses.

Deje de fumar

En cualquier caso y no necesariamente en el caso específico del pie diabético, dejar de fumar es una de las mejores cosas que usted puede hacer para prevenir problemas en sus pies.

Fumar acelera el daño de los vasos sanguíneos y en especial aquellos que son pequeños y que se encargan de nutrir los tejidos blandos en sus pies.

Esto crea un alto factor de riesgo para el desarrollo de infecciones o amputaciones del pie diabético.

Controle su diabetes

El control del azúcar en la sangre no solo es conveniente para la prevención de las posibles patologías del pie diabético.

Hacerse controles regulares de azúcar en la sangre, realizar ejercicio regularmente y mantener una adecuada comunicación con su médico son factores esenciales para mantener su diabetes a raya y evitar las posibles complicaciones que esta pueda generar.

Un control llevado consistentemente y a largo plazo, reduce el riesgo de daños en el sistema nervioso, riñones, ojos y sistema circulatorio.

Tratamiento médico

Antibióticos

Los antibióticos son prescritos por el médico en los casos en que una ulcera o herida en los pies se infecta.

También se prescriben si la herida tiene alto riesgo de contraer una infección como las causadas por mordeduras de animales o elementos contaminados.

Es de suma importancia que el paciente tome los antibióticos de manera estricta según las recomendaciones del médico.

Por lo general, el paciente debe tener mejoría durante los 2 a 3 días siguientes al inicio del tratamiento antibiótico.

Cuando la herida del pie diabético tiene una infección que amenaza la extremidad o pone en riesgo la vida del paciente, este será hospitalizado y se le administrarán los antibióticos por vía intravenosa.

Si la infección es menos grave el medico suele recetar antibióticos por vía oral.

También puede suministrar una única dosis por inyección intramuscular antes de comenzar con el tratamiento oral.

Todo dependerá del criterio del médico y el grado de gravedad que tenga la herida en el pie diabético.

Remisión al pabellón de heridas

Algunos hospitales de primer nivel en las capitales de algunos países latinoamericanos y en España, cuentan con centros especializados en el tratamiento de las heridas y ulceras en las extremidades inferiores, causadas por la diabetes y otros tipos de heridas difíciles de curar.

Estos centros son de carácter multidisciplinario y en ellos trabajan profesionales de muchas especialidades en la rama de la salud.

Incluyen médicos, enfermeras y terapeutas que trabajan de manera integral ofreciéndole al paciente el mejor curso de acción en el tratamiento de sus lesiones.

Entre los planes de tratamiento se pueden incluir el desbridamiento quirúrgico de la herida, el mejoramiento del sistema circulatorio del pie diabético por medio de cirugía o terapia, la implantación de apósitos especiales y tratamiento con antibióticos.

Cualquiera de estos puede desarrollarse para tratar una condición especifica o de manera integral, todo depende de las características y el estado de la herida.

Remisión al podólogo u ortopedista

En los casos en que la persona tiene problemas relacionados con los huesos del pie, problemas en las uñas, dedos de martillo, juanetes, pie plano, espolón de talón, artritis, o tiene dificultad en encontrar el calzado apropiado, el medico puede remitir cualquiera de estos dos especialistas.

Estos profesionales tienen la formación y experiencia necesaria para la prescripción de zapatos o plantillas especiales, la eliminación de los callos en los pies de una manera segura, tratamiento de hongos en los pies mediante medicamentos de receta, soluciones quirúrgicas para problemas anatómicos y también son una excelente fuente de conocimiento para aprender sobre el cuidado rutinario del pie diabético.

Cuidado profesional en el hogar

Durante el periodo de cicatrización de la herida, el profesional médico puede recomendar los servicios de una enfermera o asistente con experiencia, para de ayudar con el cambio de vendas, control de la glicemia, la toma adecuada y disciplinada de los antibióticos y otros medicamentos.

Seguimiento

Durante el tratamiento del pie diabético no solo es importante lo que hace el profesional médico, en relación con la condición presentada; el paciente, tiene un papel mucho más protagónico que en los tratamientos de otras condiciones médicas.

Adelante relacionamos los factores más importantes que se deben tener en cuenta para un adecuado seguimiento:

  • Lea cuidadosamente las recomendaciones del médico
  • Haga preguntas acerca de los que usted no entienda
  • Siga al pie de la letra el tratamiento prescrito
  • El seguimiento de estas recomendaciones no solo le ayudará a usted directamente.

Pues en el caso de no presentar mejoría en un plazo razonable de tiempo, será una variable menos que el medico puede descartar para el desarrollo de un nuevo tratamiento si este es necesario.

Si está siguiendo un tratamiento antibiótico, usted debe asegurarse de seguirlo y finalizarlo de acuerdo a las indicaciones médicas. El no hacerlo, puede conllevar a la reincidencia de la infección y el desarrollo de bacterias resistentes al medicamento.

Tenga en cuenta las buenas señales

Las señales de mejoría en la infección del pie diabético son muy claras y es importante tenerlas en cuenta.

Señales de mejoría como la disminución del dolor, hinchazón y enrojecimiento; contracción de la herida y ausencia de fiebre, no solo indican un beneficio a nivel físico, sino que aportan ventajas psicológicas importantes.

En general, las condiciones del pie diabético deben mejorar en el transcurso de 2 a 3 días.

Si durante este tiempo no hay signos de mejora el paciente debe consultar al médico nuevamente.

Preste atención a los cuidados caseros durante el tiempo en que la herida este curando.

Un adecuado control glicémico es beneficioso no solo para la curación de la ulcera sino también para la prevención de futuras lesiones.

Controle también los niveles de azúcar en sangre y siga las pautas del endocrinólogo respecto a los niveles altos y bajos de azúcar en sangre.

Prevención de problemas en el pie diabético

La prevención de los problemas en el pie diabético debe cubrir los siguientes factores

  • Un adecuado control de la diabetes
  • Exámenes reculares de las piernas y los pies
  • Adquirir conocimiento sobre los problemas de los pies y sus cuidados
  • Elección del calzado adecuado
  • Hacer ejercicio regularmente en caso de que no tenga incapacidad para hacerlo
  • Evitar lesiones manteniendo su casa y los sitios donde camina regularmente sin protección como los baños, libres de elementos que lo puedan lesionar.

Su médico de cabecera debe estar al tanto de su problema de diabetes, por lo que es bueno hacerse examinar médicamente la sensibilidad de sus pies por lo menos una vez al año.

Esto se realiza con un dispositivo de monofilamento que consiste básicamente en una cuerda de nylon sobre un dispositivo especial que prueba las sensaciones de sus pies.

Factores adicionales de complicaciones en el pie diabético

Edad

Entre más edad tenga la persona que sufre de diabetes, existe mayor probabilidad de que surjan problemas en las extremidades inferiores.

Además, los problemas nerviosos y de circulación que aparecen en el pie diabético son más frecuentes en acianos con diabetes.

Adicionalmente, las personas mayores son más propensas a presentar traumatismos en los pies debido a su dificultad para caminar y posibles tropiezos con obstáculos que no pueden ver.

Duración de la diabetes

Entre mayor sea la duración de la diabetes, es más probable que existan factores de riesgo para el desarrollo de problemas en las extremidades inferiores.

Gravedad de la infección

En los casos en que el pie diabético está involucrado con complicaciones infecciosas como gangrena, lo más seguro es que se tenga que recurrir a la amputación del pie o la extremidad, además de presentar un alto riesgo de muerte en el paciente.

Las ulceras con tamaños mayores a 2 cm de diámetro tienen mayores riesgos de complicarse y crear las condiciones necesarias para la amputación del pie o la extremidad, incluso si se lleva a cabo un tratamiento adecuado.

Sistema circulatorio

Las deficiencias en la circulación del pie diabético debido a daños en los vasos sanguíneos ocasionados por fumar, el tratamiento se torna mucho más dificultoso.

Esto incrementa las probabilidades de complicaciones o amputación.

Desarrollo de plan de tratamiento como lo indica el medico

La participación del paciente justo con el equipo de médicos y enfermeras en el buen desarrollo del plan de tratamiento, es de suma importancia para la curación del pie diabético.

La persona afectada debe formular preguntas al grupo de profesionales sobre cualquier aspecto relacionado con el tratamiento que no está debidamente aclarado por parte de ellos.

También es importante informar al médico de manera oportuna si la persona siente que dentro del plan de tratamiento, existe algo que no funciona como debería

Equipo médico con experiencia relacionada al pie diabético

Pregunte a su médico y enfermeras sobre su experiencia en el tratamiento de condiciones en las extremidades inferiores relacionadas con la diabetes.

La experiencia y el conocimiento que su equipo de salud pueda tener sobre este tema, puede conducir a un diagnóstico precoz y por consiguiente a un tratamiento efectivo.

Lecturas recomendadas:

1 comentario en “Pie diabético”

  1. mi esposo tiene deabetis y no esta muy controlado, tiene hogos en los pies y le salio recientemente un punto como de 1cm de diámetro y requiero mas informacion

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies