Mmm... No!

Remedios caseros y efectivos para pies doloridos

Actualizado: abril 3rd, 2019 at

Pies doloridos: Esto sucede si se ha excedido en cualquier actividad que involucre sus pies. Sin embargo, existen factores adicionales, que incrementan la posibilidad de sufrir dolores en los pies.

Aprenda sobre las causas y como calmar los pies doloridos.

Le puede interesar:

Prepare un pediluvio para aliviar el dolor en su spa para pies con hidromasaje

Alivie el dolor con este masajeador para fascitis plantar

Cure definitivamente la onicomicosis con NailRenew

8 maneras de calmar los pies doloridos

Además de descansar los pies, estos son algunos remedios que pueden ayudar a aliviar el dolor y recuperar los pies cansados:

Calor húmedo

En ocasiones, los pies doloridos son simplemente el resultado de un exceso de tensión en los músculos y el tejido conectivo, causado por un exceso de actividad o al soporte de un peso excesivo.

Uno de los mejores remedios para relajar los músculos adoloridos es un baño de pies.

Remoje sus pies en un recipiente con agua tibia o en un spa para pies durante 5 a 10 minutos.

Pruebe agregar sales de Epsom al agua para un efecto calmante adicional.

Use aproximadamente de 1 a 2 cucharadas soperas por galón de agua tibia. Si tiene los pies hinchados, calientes o cansados, use agua fría en lugar de agua tibia y eleve los pies durante media hora o más, después del baño.

Estiramientos

Los músculos sobrecargados tienden a contraerse o sufrir de espasmos. Para contrarrestar esta rigidez, lo mejor es estirar los pies.

El mejor momento para hacerlo, es después de un baño tibio cuando los músculos se encuentran relajados.

Siéntese en una posición cómoda y estire las articulaciones del tobillo y del pie con las manos o una correa elástica.

Para involucrar los músculos de la pantorrilla, trate con el estiramiento del corredor, apoyándose contra una pared.

Mantenga cada movimiento cómodamente durante 10 a 20 segundos para obtener el máximo beneficio.

Ejercicios

Los ejercicios para tobillos y dedos de los pies de ayudarán a estirarlos, fortalecerlos y relajarlos.

Pruebe estos ejercicios:

  • Tome objetos con los dedos de los pies y muévalos de una pila a otra.
  • Mientras está de pie, levántese sobre los dedos de los pies, elevando los talones del suelo.
  • Haga flexiones de tobillo, moviendo el pie hacia arriba y hacia abajo.
  • Haga círculos con los tobillos.
  • Ruede la parte inferior de su pie sobre una botella de agua congelada, una pelota de tenis o una pelota de golf.

Masaje

Aplique aceite o loción en las plantas de los pies y masajee mientras aplica una suave presión sobre el área adolorida de sus pies.

Céntrese en la fascia plantar, una estructura prominente similar a un cordón que corre a lo largo del arco, desde la bola del pie hasta el talón.

Puede sentirlo mejor en la planta del pie, cuando flexiona los dedos de los pies hacia arriba.

La fascia plantar es una estructura anatómica importante, porque ayuda a dar forma y soporte al arco, y es necesaria para absorber el impacto cuando los pies tocan el suelo.

Una fascia plantar tensionada a menudo puede ser la causa raíz del dolor en el talón.

Otra forma más fácil de masajear los pies es usando un rodillo de pie de madera o un spa de pies con masaje incorporado.

Soportes de arco

Pruebe con un par de soportes de arco de venta libre para sus zapatos.

Los soportes de arco ayudarán a disminuir el impacto que experimentan sus pies con cada paso.

El talón y la bola del pie son especialmente propensos al dolor y los soportes de arco de longitud completa, ayudarán a amortiguar estas áreas.

Visite una tienda especializada en soportes de arco para obtener recomendaciones de los expertos.

Si su problema persiste, consulte con un podólogo y considere el uso de plantillas ortopédicas personalizadas.

Éstas ofrecen aún más apoyo para los pies y tienen el beneficio adicional de ayudar a solucionar, problemas específicos del pie, como fascitis plantar y pie plano.

Verifique sus zapatos

Identifique los zapatos que contribuyen a su dolor en el pie. Cambiar a zapatos para correr o zapatos con suela más rígida puede ayudar.

Incluso, las sandalias vienen en estilos que acunan el arco y tienen una suela ligeramente más gruesa, lo cual es preferible.

Tengan cuenta que si sus zapatos tienen exceso de uso, es muy probable que estén contribuyendo significativamente al dolor de sus pies.

Las suelas gastadas pueden cambiar la dinámica de la manera en que sus pies tocan el suelo, y así dañar su biomecánica.

Debido a que los zapatos demasiado apretados o demasiado sueltos pueden provocar dolor y fatiga, hágase medir los pies la próxima vez que compre zapatos.

Es posible que se sorprenda, al descubrir que estaba usando un tamaño incorrecto de calzado.

Si tiene juanetes, dedos en martillo o un neuroma, asegúrese de usar zapatos lo suficientemente anchos y profundos en la caja de los dedos.

Recorte de callos y callosidades

La piel dura y seca de los callos provoca presión adicional en la parte inferior del pie, también pueden causar grietas, sangrado o infección.

Remoje sus pies en agua tibia durante unos minutos. Séquelos y use piedra pómez o lima de esmeril en los puntos duros.

Aplique loción humectante, masajee y por último, póngase calcetines para sellar la hidratación.

Considere la acupuntura

La acupuntura es una práctica tradicional de la medicina china, con beneficios clínicamente demostrados en el tratamiento del dolor de pie.

Como saber si necesita ayuda médica para tratar los pies a doloridos

El dolor de pies es una experiencia relativamente común en personas de todas las edades.

Sin embargo, cuando el dolor se incrementa en frecuencia e intensidad, o no se tiene alivio con los remedios enumerados anteriormente, es recomendable consultar con su médico para evaluar médicamente el dolor de sus pies.

Además, ciertas condiciones médicas causan o contribuyen al dolor en el pie, entre las que se encuentran enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, las que afectan el sistema sensorial de los pies causando dolor neuropático cualquier condición que causa hinchazón en las extremidades inferiores, como es el caso de enfermedades cardiovasculares.

Causas comunes de los pies doloridos

Anatomía anormal del pie

Los problemas comunes incluyen pies planos , un arco excesivamente alto, artritis o restricción articular.

Obesidad

Cargar exceso de peso produce una mayor tensión en los ligamentos, músculos y articulaciones.

Embarazo

Además del estrés causado por el aumento de peso, las hormonas del embarazo hacen que los ligamentos que estabilizan los pies se relajen. La combinación de estos factores provoca un esfuerzo excesivo en sus pies.

Zapatos mal ajustados

Los zapatos deben tener un tamaño y forma adecuados, de lo contrario, puede causar problemas.

A medida que se envejece y se estiran los tendones y ligamentos, se requiere una talla más grande zapato.

También es posible que haya desarrollado juanetes o dedos en martillo y necesite un zapato más ancho.

Un ajuste descuidado también es malo, esto sobrecarga los músculos de los pies cuando se mueven en el zapato e incrementa el riesgo de ampollas y uñas negras.

Además, los zapatos que carecen de soporte y amortiguación, hacen que sus pies se sientan fatigados y adoloridos.

Uso excesivo

Un incremento en el tiempo en que se camina o se está de pie y especialmente cuando esto se combina con otros factores contribuyentes, causa dolor incluso en los pies más sanos.

Caminar o pararse sobre superficies duras como el concreto, estresa los pies. Esto es un problema para aquellas personas que están de pie todo el día en el trabajo, o que tienen que caminar por largos períodos de tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies